Su Salud

English Version

Girl using inhaler

Millones de personas residen en zonas donde la contaminación ambiental puede provocar graves problemas de salud. La calidad del aire local puede afectar la vida cotidiana. Al igual que el clima, la calidad del aire cambia a diario. La EPA formuló el Índice de la calidad del aire, conocido también como AQI, para dar a conocer información sobre el impacto en la salud de los cinco contaminantes atmosféricos más comunes y cómo evitarlo. En el folleto, Índice de la calidad del aire: Guía sobre la calidad del aire y su salud, encontrará información sobre estos contaminantes comunes y el AQI.

El ozono a nivel del suelo y las partículas en la atmósfera son los dos contaminantes que presentan la mayor amenaza a la salud humana en este país. Encontrará información sobre estos contaminantes en los documentos enumerados a continuación. El ozono, conocido también como esmog, puede irritar el sistema respiratorio lo que provoca tos, irrita la garganta o produce una sensación de quemazón en las vías respiratorias. Puede menoscabar la función pulmonar y da lugar a compresión en el pecho, sibilancia o dificultad para respirar. El ozono puede empeorar el asma y desencadenar ataques. Los individuos más susceptibles al ozono a nivel del suelo son los que padecen enfermedades pulmonares, como el asma, los adultos mayores y los niños y los adultos que realizan actividades al aire libre.

La contaminación por partículas, conocida también como materia en forma de partículas, está compuesta por sustancias sólidas microscópicas o gotitas de líquido tan pequeñas que pueden penetrar profundamente en los pulmones y provocar problemas de salud graves. Las personas con cardiopatías o enfermedades pulmonares y los adultos mayores expuestos a estas partículas pequeñas son más susceptibles a realizar visitas hospitalarias y a la sala de urgencias o, en algunos casos, incluso a fallecer de cardiopatías o enfermedades pulmonares. Incluso si se goza de buena salud se pueden padecer síntomas temporales a consecuencia de la exposición a partículas de niveles elevados. Los síntomas pueden incluir: irritación de los ojos, la nariz y la garganta; tos; flema; compresión del pecho; y dificultad para respirar. Las personas con cardiopatías o enfermedades pulmonares, los adultos mayores (posiblemente porque tal vez padezcan cardiopatías o enfermedades pulmonares no diagnosticadas) y los niños son los más vulnerables en casos de contaminación por partículas.


This page was last updated on Tuesday, January 31, 2017